Como sabéis, Menéame es el principal agregador de noticias en español , y aunque a lo largo del año ha ido perdiendo actividad y usuarios, sigue siendo un lugar muy interesante.

Después de un año de seguir este sitio y de participar en él, quisiera compartir mis impresiones con todos los que podáis estar interesados en el funcionamiento de los sitios sociales, de sus puntos fuertes y sus debilidades.

En primer lugar, en todos los sitios en los que el voto determina la aparición o no de las noticias, o puede servir para silenciar a un usuario a base de restarle karma , se produce un sesgo ideológico muy importante. Tal vez sea reflejo de una enfermedad social, pero lo cierto es que cada vez se trabaja más firmemente para eliminar al adversario político y quitarle la posibilidad de expresarse. Lo lamento, pero creo que la libertad es un valor a la baja en Menéame .

Ignoro si los administradores desean o no este sesgo por razones comerciales o estratégicas , pero lo cierto, y perfectamente comprobable, es que la distribución ideológica de los usuarios no se corresponde con al que puede inferirse de unas elecciones cualesquiera. Como quiera que la participación en esta clase de webs sociales requiere bastante tiempo , entiendo por mi parte que el sesgo beneficia a los grupos de ociosos y desocupados en general junto a aquellos que, por convencimiento o radicalidad, estén más dispuestos a dedicar su ocio al activismo, de cualquier signo . Mi conclusión primera, por tanto es: Menéame se radicaliza , o se “talibaniza” cada vez más, ya que las personas moderadas, sin intereses sectarios, se ven frecuentemente atacadas por ambos lados y sin el apoyo necesario para hacerse oír.

En segundo lugar, he observado que las camarillas van creciendo de día en día . Unas son amistosas, otras de intereses y otras son simples lobbies mediáticos. La coordinación con que actúan algunos de estos grupos puede observarse en las mínimas diferencias horarias con que un grupo de usuarios vota en contra o a favor una determinada noticia.

La mejor virtud de Menéame, para mí, es la transparencia . Se manipulan los votos, se manipulan los puntos, se manipulan las promociones y los descartes, pero se manipulan a ojos vistas, ante la mirada de todos y dejando un magnífico rastro de lo que se hace. Los administradores lo ven y lo consienten, aunque en mi opinión no lo promueven, pero hacen un flaco favor a su proyecto tolerando el aumento paulatino pero imparable del sesgo.

Analizando las noticias que llegan a portada, observo asimismo un sesgo temático . El hecho de que primen las noticias de política sobre las de cualquier otro signo refuerza mi tesis de que el sitio ha sido tomado por grupos de presión y de interés, relegando a los usuarios que simplemente esperan encontrar una selección de noticias de todo tipo.

En cuanto a la lucha contra el spam , creo que han hecho un muy buen trabajo y evitan con bastante acierto la proliferación de noticias de autopromoción, aunque de nuevo vemos el mencionado sesgo en este tema: hay sitios que aparecen constantemente en un intento coordinado de promocionarlos mientras que otros son baneados durante largos periodos por mucho menos. Una vez más la razón es ideológica.

En mi opinión, y tras un año en el sitio, creo que son necesarias algunas reformas que, de no abordarse pronto, pueden acabar desinflando a uno de los mejores sitios de noticias en español:

-Lucha contra el sesgo ideológico y el voto coordinado.

-Restar importancia al voto negativo, de modo que no se puede utilizar como censura de facto.

-Mayor control de las actitudes de grupo. Ya se controla el hecho de que los mismos usuarios voten siempre positivo a una noticia y debería controlarse más cuidadosamente que no sean también los mismos usuarios los que voten negativo a otro usuario o noticia.

-Impedir que la acumulación de votos negativos silencien o amordacen a un usuario, especialmente si es recién llegado y tiene poco karma base. Lo contrario desalienta la incorporación de nuevos usuariuos poco a fines a la tendencia imperante y debilita al conjunto del sitio.

-Mayor vigilancia de las noticias procedentes de sitios claramente adscritos a intereses políticos o de presión. Hacer spam nio sólo es vender tu hotel, o tu playa. Tambiuén lo es vender tu panfleto, o tu proyecto y entran docenas de noticias de ese tipo diariamente sin que nadie las controle.

-Evitar la reducción del público objetivo. Cada vez tienen menos que decir los que no son españoles. Cada vez tienen menos que decir los que no son jóvenes. Cada vez tienen menos que decir y menos interés en participar los que no son de izquierdas. Yo puedo ser las tres cosas, pero entiendo que es negativo reducir el públcio objetivo.

Finalmente y como conclusión, diré que en sólo un año he visto convertirse un sitio más o menos plural en un foro, uno más, tipo Público o Intereconomía, donde cada vez se ven más opiniones coincidentes y menos discrepantes.

Quizás eso sea lo peor: que no veo menguar esa tendencia, sino más bien al contrario.

Megapaso. León.

Share