Se suponía que esta foto ilustraba la enorme presión que alcanzaba el agua de una manguera, pero resultó ser un truco fotográfico de 1923. Muy bueno, por cierto, porque se tardaron muchos años en descubrirlo.