Seguramente no sea ella, pero como no la conocemos de vista...

El subsidio ha servido para fabricar lista escandalosa de parados, sectores muy vagos, en especial entre la juventud, economía surmergida y dinero negro de bolsas delicuenciales, que no revierte en beneficio de la sociedad sino de mafias.

Es evidente. Si ya en 2007-2008, tal como hizo Alemania, la gente se hubiese visto obligada a salir a trabajar por el sueldo base, la cifra de paro sería notablemente inferior; gran parte de la deuda, en especial la de las familias españolas se habría paliado. No deberíamos tanto.

Pero el asunto es que engañamos a nuestros jóvenes. Les prometimos trabajos de Estados de Bienestar y mucha gente esperó y esperó, evitando trabajos o alternativas incómodas, que de haberse afrontado ahora no nos tendrían sumidos en agujero tan hondo.

Para mi que ha fallado bastante cierto sector amplio de la juventud, pero porque muchos ya no tienen las cargas familiares que las generaciones de sus abuelos y padres tuvieron.

Digamos, que no han tenido una motivación, un motor acuciante. Están muy sobreprotegidos tanto los que han recibido muy buena formación, media formación o ninguna. ¿Es culpa de ellos? En parte sí, por la caradura que gastan, pero en gran parte es responsabilidad de la educación que el propio sistema ha propiciado que se les inculcase.

Esta juventud sólo se ha empezado a mover cuando ha visto que se acaban los subsidios, los papás quedan en paro y los abuelos ya van faltando. ¡Qué lamentable panorama!

Mi padre que vivió todas las crisis inimaginables siempre decía “Cuando no hay trabajo, hay que salir a buscarlo o inventarlo” Nunca ví a mi padre parado, nunca.

Admiro su capacidad de entonces para encontrar un trabajo donde no lo había. Siempre decía que era mejor coger provisionalemnte un trabajo mal retribuído y poco cualificado que quedarse en paro. Milagrosamente pronto encontraba un trabajo a la altura de su especialización y muy bien retribuído pero antes no se le caían los anillos por realizar trabajos honestísimos y dignos, pero muy duros y poco retribuídos. ¿Este tipo de mentalidad debiera volver? ¿O estamos antre otros tiempos muy diferentes?…pffff, ya no sé qué pensar.