Os juro que lo azul de la foto no es el Atlántico...