A lo mejor es la tal Susana...

Fuente de preocupaciones…

Que los medios nos mienten, está claro, y hasta hemos acuñado últimamente un término para ello: la posverdad.

Pero el asunto no es nuevo. Tanto, que llevamos siglos repitiendo las majaderías que nos contaron en su momento hasta el punto de que ni siquiera nos cuestionamos otra versión.

Algunos ejemplos:

Nerón nunca quemó Roma. Está demostrado que se encontraba pasando el verano en su villa de Anzio, a unos 50 km de distancia (que en aquella época suponía varias horas de viaje). Cuando al fin llegó a Roma se encargó de organizar las tareas de extinción, de evitar los saqueos a edificios en ruinas y de habilitar espacios públicos para acoger a los heridos y a las gentes q habían quedado sin hogar. Tampoco es cierto que arrojara a los cristianos a los leones, pues esta tradición comenzó unos 50 años más tarde.

La tan famosa quema de brujas llevada a cabo en la antigüedad no sucedió durante la oscura Edad Media, sino durante el floreciente Renacimiento.

Pero es igual. La verdad nunca le importó a nadie, sino lo que de ella se pudiera obtener, igual que la vaca nunca le importó a nadie, porque lo único que contaba eran la leche, los terneros y las chuletas.

Ahora estamos en las mismas. Nos cuentan que la luz sube porque se exporta a Francia. Nos cuentan que la justicia es igual para todos mientras es más fácil juzgar a una infanta que a un Pujol. Nos cuentan que la economía va mejor mientras la gente, incluso la que trabaja, es cada día más pobre.

A saber qué diablos contarán los libros de historia en cien año. O las televisiones en cinco, porque la memoria cada días es más corta…

A lo mejor, nada. Sería una opción interesante.