Ni idea de cómo se llama, opero me pareció tan guapa...

Ni idea de cómo se llama, pero me pareció tan guapa…

Buenas lenguas no hay. Las malas dicen que el PP se acaba de llevar un susto con la petición de Rivera, y que el susto ha sido morrocotudo en tanto el líder de Ciudadanos no pedía un puesto, una silla o un carguito, sino que los partidos que quisieran pactar con ellos celebrasen primarias.
¿Primarias en el PP? ¡Ni de broma!

Las primarias sirven par que entren en las listas personas que no son hijas de nadie, ni cuñadas de nadie, ni siquiera queridos o queridas de nadie.
Las primarias sirven para que los militantes de los partidos tengan algo que decir, en vez de limitarse a pagar una cuota, como toda la vida de dios…

Las primarias sirvan para que te metan un majadero (véase el de León, que no menciono) novato, en vez del vendido con conchas que tenías previsto.

Las primarias sirven para que en la diputación tengas que poner a alguien a quien la gente no quiera matar a tiros (véase también León, ustedes perdonen) en vez de aprovechar la opacidad de la institución para colocar a cualquier mafioso o a cualquier cabestro.

Las primarias sirven, en suma, para que la gente participe en la política, en vez de votar con el estómago, con la avaricia o con el miedo, dependiendo de lo que haya puesto la tele, el subsidio que se ofrezca o la coleta revolucionaria con la que amenacen al abuelo.

¿ Y saben qué les digo? Que aunque tenga aún mis dudas sobre esta gente de ciudadanos (que parece un cupón de descuento del PP, en el que te meten candidatos defectuosos, sobreros y dos por uno), me alegro de que alguien haya mentado la bicha. Lo infernal. Lo indecible.

La democracia interna.

Ya iba siendo hora, ¿no?