No sé si es que lo entendí mal, o que la dice la frase tiene connotaciones, quizás eróticas que  no llegué a comprender (aunque me puedo imaginar), pero esto es lo que, según parece, dice la letra de una canción muy de moda en Thailandia. Ordéñame el flemón. Nada menos.

Me enteré de la cosa al ir a comer con unos amigos a un restaurante Tailandés poco antes de estas fiestas navideñas. Llegamos tarde y a los postres éramos ya los ùnicos clientes, con lo que el  ambiente pareció relajarse un poco entre el personal del establecimiento. Las bromas y los casi bailongueos que se traían las camareras entre sí al empezar a sonar una canción me hizo preguntarles qué era lo que les hacía tanta gracia y medio por gestos, medio con palabras, llegaron a explicarme el título.

Estupefacto, lo comenté con mis amigos y parece que soy yo el único que se sorprende de estas cosas. Y razón no les falta: últimamente las letras de las canciones son felpudos en los que limpiarse los pies para poder entrar tranquilamente en el ritmo, un ritmo cualquiera. 

¿De dónde salen si no, letras como la del Aserjé?, ¿qué dicen buna parte de las canciones country? Mi amigo se largó con mi moto y tenía el depósito lleno. Qué cabrón es mi amigo, que se largó con mi moto y el depósito lleno. A veces tarareamos canciones en inglñés, o las preferimos, porque no sabemos lo que dicen: si supiésemos má singlés se nos caería la cara de vergüenza con lo que dicen las letras de los superventas. Soserías, gilipolleces, mantras para lelos.

La cosa, además, no viene de tres días ni viene de tan lejos. Las sevillanas, por ejemplo, han sido siempre un prodigio de contundencia filosófica en sus letras (yo tenía una vaca blanca con manchas negras), y hay otras, que producen verdadero espantos cuando se recuerdan: “me voy a hacer un roisario con tus dientes de marfdil….” decía la vieja copla… ¿La recordáis? Aquello sí que era heavy Metal y no Iron Maiden…

Si me pongo estupendo tendré que decir que la humanidad se despeña por los barrancos de la gilipollez. Si lo pienso bien, creo que estamosi más o menos como siempre.

Vale, sí, pero lo de ordéñame el flemón me parece que ya es pasarse….