Muchos ojos te miran

En principio, y para que haga bonito, se encuadra estos delitos dentro del abuso de la libertad de expresión. En algunos casos este abuso existe efectivamente, como cuando se trata de los delitos de injurias y calumnias, y es completamente comprensible que el Código Penal castigue estas conductas. Sin embargo, en algunas ocasiones la ley se extralimita al señalarnos lo que podemos y no podemos decir o escribir. Vamos a intentar un pequeño recorrido por esta legislación, poco conocida en general, que amordaza sobre todo a los medios de comunicación:

-Apología de delitos graves:

El artículo 18 del Código Penal define la apología como la exposición, ante una concurrencia de personas o por cualquier medio de difusión, de ideas o doctrinas que ensalcen el crimen o enaltezcan a su autor. La apología sólo será delictiva como forma de provocación y si por su naturaleza y circunstancias constituye una incitación directa a cometer un delito.

La apología no es aplicable a cualquier delito, sino a aquellos especialmente graves, que son los siguientes:  homicidio y asesinato, lesiones, detenciones ilegales y secuestros, exhibicionismo y provocación sexual, robo, extorsión, estafa o apropiación indebida, receptación y otras conductas afines, cultivo y tráfico de drogas, rebelión militar, delitos contra la corona, asociación ilícita, sedición, atentados, terrorismo, y genocidio.

Es necesario, por tanto, para que se produzca el delito de apología que concurran tres extremos: que sea público y con publicidad, que se incite a la comisión del delito y que el delito sea uno de los expresamente previstos. Es importante tener en cuenta, como curiosidad, que incitar a acabar con la monarquía está incluido en este artículo 18.

-Delitos contra la libertad de conciencia

El artículo 525 del Código Penal prohíbe expresamente opinar de modo ofensivo contra ninguna religión, así como contra el ateísmo o el agnosticismo. Por tanto, los debates que habitualmente vemos en internet contra las religiones son manifiestamente delictivos según este artículo.

Os copio el artículo textualmente para que os quede claro:

Incurrirán en la pena de multa de ocho a doce meses los que, para ofender los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa, hagan públicamente, de palabra, por escrito o mediante cualquier tipo de documento, escarnio de sus dogmas, creencias, ritos o ceremonias, o vejen, también públicamente, a quienes los profesan o practican.

Incitación a la discriminación, odio y la violencia
Este es uno que en principio nos parece normal, aunque seu aplicación a veces resulte en traer las cosas por los pelos.

El  Código Penal, en su artículo 510, castiga con prisión de uno a tres años y multa de seis a doce meses a “aquellos que provocaren a la discriminación, al odio o a la violencia contra grupos o asociaciones, por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia o raza, su origen nacional, su sexo, orientación sexual, enfermedad o minusvalía.”

“Serán castigados con la misma pena los que, con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad, difundieren informaciones injuriosas sobre grupos o asociaciones en relación a su ideología, religión o creencias, la pertenencia de sus miembros a una etnia o raza, su origen nacional, su sexo, orientación sexual, enfermedad o minusvalía.”

El problema, por supuesto, viene en qué se interpreta con lo de “conocimiento de su falsedad” o con lo de “notorio menosprecio a la verdad”, pues aquí el Código Penal parece dar por hecho que hay alguien que dicta la verdad y el que no acepta lo dictado la esté menospreciando.
Apología del genocidio y negación del holocausto
Por diversas razones, en España se incorporó al artículo 607 del Código Penal una cláusula por el que la duda o negación del Holocausto se considera incitación a cometerlo, o intento de rahabilitación del nazismo. Sin entrar a valorar si esto es idóneo o no, cuando te prohíben dudar de algo lo primero que haces es dudar. O al menos es frecuente…

En este apartado se han incluido además hechos muy diversos, como la venta de libros filonazis, manifestaciones antisemitas y cuestiones similares.

Calumnias e injurias

El artículo 205  del Código Penal define como calumnia la imputación de un delito hecha con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad.

La injuria se define en el artículo 208 como la acción o expresión que lesionan la dignidad de otra persona, menoscabando su fama o atentando contra su propia estimación.

Por tanto, hay que tener en cuenta que si lo que se dice es verdad no puede haber calumnia, pero sí injuria. Llamar ladrón a un ladrón no es una calumnia, pero sí una injuria. Es importante saberlo.

Delito contra la Corona

Ojo a este, que por su amplitu y ambigüedad, es de traca:

Dice el artículo 491.2 del Código Penal:

Se impondrá la pena de multa de seis a veinticuatro meses al que utilizare la imagen del Rey o de cualquiera de sus ascendientes o descendientes, o de la Reina consorte o del consorte de la Reina, o del Regente o de algún miembro de la Regencia, o del Príncipe heredero, de cualquier forma que pueda dañar el prestigio de la Corona.

O sea que cualquier ocsa que dañe la imagen o prestigio de la Corona, es delito… Cualquier cosa.
Ultrajes a España y sus Comunidades Autónomas
Por último, un delito del que nos olvidamos con mucha frecuencia:

Dice el artículo 543 del Código Penal:

Las ofensas o ultrajes de palabra, por escrito o de hecho a España, a sus Comunidades Autónomas o a sus símbolos o emblemas, efectuados con publicidad, se castigarán con la pena de multa de siete a doce meses.

Así que ya lo sabéis: el cachonbdeo contra Espsaña, o contra alguna comunidad o sus banderas, también es punible.

Espero haber ayudado a alguien a saber en qué país vive en realidad…