Sé de sobra que esta clase de ideas se prestan a toda suerte de interpretaciones ideológicas, éticas, y sobre todo religiosas, de esa gente que se pasa la vida diciendo cómo debería ser el mundo pero que no tiene ni la más remota idea de lo que hay que hacer para acercarse mínimanete al modelo que proponen. Aún así, me arriesgo, y voy a hablar del concepto que algunas escuelas, sobre todo checas, tienen de lo que es un SALARIO REAL:

Lo cierto, amigos, es que en España, el salario mínimo interprofesional en 2010 es de 633 €

Lo cierto, amigos, es que la prestación por desempleo que se concede a aquellos que han perdido cualquier otra prestación es de 426 €.

Lo cierto es que el que esté trabajando por el salario mínimo, trabaja en realidad por 207 €, y trabaja todo el mes y ocho horas. Si se le ofrece un trabajo por el salario mínimo, cobrará 207 € más si lo acepta que si no lo acepta.

¿Cómo podemos esperar en estas circunstancias que no haya fraude, economía sumergida y toda clase de trucos?

Estas cosa proviene de legislaer a golpe de oportunismo, de parchearlo todo sin esperar que encajen unas cifras con otras. En España, o se sube el salario mínimo a una cantidad decente, o se reduce la prestacióin mínima a una cantidad un poco más alejada del salario mínimo.Lo primero no se puede hacer, dicen, proque hay muchos convenios basados ehn el salario mínimo. Lo segundo no se puede hacer proque sería matar de hambre a los más desfavorecidos. Vale. De acuerdo.

¿Pero en qué cabeza cabe que haya una diferencia de 200 € entre tarabajar todo el mes y no hacer nada?

A esta cifra, al diferencial entre el menor salario y la prestación mínima es a lo que algunos economistas llaman SALARIO REAL y es el que más claramente determina el futuro de las cifras de desempleo de un país.

En España, está claro: con ese salario real, nuestra productividad, nuestro esfuerzo y nuestra competitividad tiene que ser necesariamente una porquería. Y nuestro paro, enorme.

No puede ser de otro modo, y las salidas son únicamente dos: aumentar los salarios o reducir los subsidios. En el fondo se resumen en una sola: que valga la pena trabajar.

Share