Maravilloso Quino, como siempre.

virginidad