El comité no se decidió en el diseño y...

Parece mentira que haya que decir estas cosas, pero crear empleo no sirve de nada, porque lo puede hacer cualquiera y es cosa de tontos: se puede crear empleo sacando brillo con una bayeta a todos los bordillos del país. Se puede crear empleo llenando pantanos a caldero. Se puede crear empleo cavando una zanja desde Santurce a Bilbao, por toda la orilla.

Pero eso no crea riqueza, y alguien lo paga. Y el que dice que esas cosas las paga el Estado es porque no tiene ni idea de quién es el Estado en realidad y de dónde saca su dinero.

Lo que tiene que intentar cualquier Gobierno y cualquier política que intente ser seria es crear riqueza, y para eso son necesarias varias cosas que por aquí no vemos ni por equivocación:

-Empleo racional de los recursos, de modo que lo público se invierta donde produce economía y no donde produce votos.

-Sistema educativo orientado a la producción, pero a la produción de bienes y servicios, no a la producción de más plazas de funcionario.

-Burocracia pensada para el control y la garantía d ela economía, no para su entorpecimiento, no para convertir en inviables actividades que serían posibles por el simple procedimiento de dejarlas respirar.

-Entender de una santa y buena vez que el que quiere trabajar tiene dos opciones: o ponerse por su cuenta o trabajar para otro. Al primero, hay que darle facilidades. Al segundo hay que hacerle comprender que ese otro no está ahí por obligación, sino porque quiere, y si se harta, se larga.

Mientras no nos metamos estos simples puntos en la cocorota, andaremos por ahí dando tumbos, hablando de lo injusto que es el mundo, cuando el mundo no es ni justo ni injusto, como no lo es el hielo del Ártico. Es así. Y te adaptas, o te extingues.