¿Os acordáis de Unabomber?

Aquí van un par de párrafos de su manifiesto. Sigue teniendo su miga…

Casi todo el mundo estará de acuerdo en que vivimos en una
sociedad profundamente molesta. Una de las manifestaciones más
extendidas de la locura de nuestro mundo es el izquierdismo, así
que una discusión sobre la psicología del izquierdismo nos puede
servir de introducción al debate de los problemas de la sociedad
moderna en general.
Pero, ¿qué es el izquierdismo? Durante la primera mitad del siglo
XX pudo ser prácticamente identificado con el socialismo.
Hoy el movimiento está fragmentado y no está claro a quién se le
puede llamar propiamente izquierdista. Cuando en este artículo
hablamos de izquierdistas pensamos principalmente en socialistas,
colectivistas, «políticamente correctos», feministas, activistas
por los homosexuales y los discapacitados, activistas por los derechos
de los animales. Pero no todos los que están asociados en
uno de estos movimientos es un izquierdista. A lo que intentamos
llegar es que no es tanto un movimiento o una ideología como un
tipo psicológico, o, mejor dicho, una colección de tipos relacionados.
Así, lo que queremos decir con «izquierdista» aparecerá con
más claridad en el curso de la discusión de la psicología izquierdista.
(También, ver párrafos 227-230).
8. Incluso así, nuestra concepción quedará menos clara de lo que
desearíamos, pero no parece haber ningún remedio para esto. Todo
lo que intentamos hacer es indicar de una manera tosca y
aproximada las dos tendencias psicológicas que creemos son las
principales fuerzas conductoras del izquierdismo moderno. Con
esto no pretendemos estar diciendo toda la verdad. Además,
nuestra discusión sólo se ciñe al izquierdismo moderno. Dejamos
abierta la pregunta de con qué extensión puede ser aplicada al izquierdismo
del siglo XIX y principios del XX.
9. Las dos tendencias psicológicas que sirven de base al izquierdismo
moderno las llamamos «sentimientos de inferioridad» y
«sobresocialización». Los sentimientos de inferioridad son característicos
de todo izquierdismo, mientras que la sobresocialización
es sólo característica de un determinado segmento del izquierdismo
moderno, pero este segmento es altamente influyente.