A raíz de un contencioso que le surgió a una gente de las universidades de León y Salamanca sobre la posibilidad de usar en las secciones de historia Wikipedia una versión indizada del viejo y apolilladísimo Diccionario Madoz, aquel en el que venía todos y cada uno de los pueblos, aldeas y hasta caseríos de España con sus ovejas, sus fuentes y demás, se me ocurrió comentar el asunto durante una comida con un diputado  y me he quedado con los ojos como platos.

Hasta ahora, siempre he sido un defensor de la Wikipedia porque opinaba que el hecho de que pueda editarla cualquiera no le restaba credibilidad, ya que las viejas enciclopedias al uso, tipo Espasa, Larousse o Británica también las escribía un montón de gente, unos mejores, otros peores, y cada cual de su padre y de su madre.

Pero en esa comida me dijo el diputado, sin avergonzarse una pizca, que su partido tenía gente tratando de dar un toque ideológico más favorable a sus tesis en todos los artículos en que era posible. Y parece ser que en casi todo es posible, poniendo más énfasis en unas cosas que en otras, o defendiendo una u otra postura en temas que, sin ser controvertidos, pueden funcionar como lluvia fina poara crear un estado de ánimo, de opinión, o de estética. Pura ingeniería social.

El diputado con el que comí era socialista, pero en este trabajo tiene que conocer uno a gente de todos los partidos, así que al llegar al despacho descolgué el teléfono y llamé a un senador del PP y me reconoció que también ellos tenían gente moviendo cuando podían los artículos de Wikipedia, pues sale más rentable emplear esfuerzos en un medio como ese, por su repercusióon, que en cualquier otro lado.

Lo que me sorprendió,y me pareció mucho más grave, fue que me dijese que eso se hacía también a nivel institucional y con dinero público, en especial por parte de algunas administraciones regionales. ¿A dónde crees que van algunas partidas presupuestarias con nombres como “sensibilización sobre la identidad histórica y cultural de NODECUANTOS”? Pues parece que a esta clase de cosas: a pagar a un montón de gente para haga modificaciones a artículos, y sensibilice. A pagar gente para que incluya localidades en determinados ámbitos lingüísticos, recuerde unos hechos y omita otros, y lindezas similares.

Luego, estos “voluntarios” de pago son los que más aportaciones hacen y consiguen así convertirse en supervisores o administradores de Wikipedia, imponiendo sus tesis al resto, eliminando los contenidos que no sean acordes a los fines de sus patronos y presionando de modo constante en una determinada línea ideológica.

Al final, creo que voy a quedarme con la Espasa. Pesa 500 kilos y ocupa una estantería entera, pero tiene la ventaja de que en muchos casos se escribió ANTES de que sucedieran ciertas cosas y puedes esperar que sea un poco objetiva, proque el que redactó el artículo no sabía lo que iba a pasar más tarde y, sobre todo, no lo pudo cambiar a toro pasado.

Echad un ojo, por ejemplo, al artículo nazismo de 1938, o a la situación de España durante la República, escrito antes de la guerra civil. Serán atinados o no, pero son otra cosa y la propaganda posterior, de todos los colores, les resbala.