Algunos se miran al espejo y....

Que sí, que también yo estoy hasta los huevos de los partidos de siempre, y seguro, segurísmo que buena parte de la gente que integra el llamado movimiento Nolesvotes tiene la mejor intención del mundo y quisiera dar un poco de aire fresco a la vida política nacional, corrompida de momias a medio descomponer, mediocres apesebrados en las listas cerradas y otras estantiguas diversas.

Seguro que es así, pero la desconfianza me puede. Me puede la suspicacia cuando veo que la campaña se dirige exclusivamente contra PP, PSOE y CIU cuando todos sabemos que hay otros partidos igual de mediocres, apesebrados, corruptos y lameculos como estos tres.

Me hace desconfiar de ellos la contumaz exclusión de Izquierda Unida, el partido que quería la presidencia de Caja Madrid como condición para echar a Esperanza Aguirre de Madrid y otras maravillas que todos sabemos.

Me hace desconfiar la exclusión de ERC, que participó en le Gobierno catalán hasta las últimas elecciones, ¡y coño!, no aparece entre los partidos a los que no hay que votar aunque sí aparece CIU.

Me huele rara la exclusión del BNG, que gobernó en coalición con el PSOE hasta que le desastre electoral se los llevó por delante…

Me parece extraño que aparezca mencionado expresamente CIU y el PNV no aparezca ni por asomo…

Me gustaría mucho unirme a esa campaña, peor no sé… me suena a intento desesperado de articular el descontento social en favor de la izquierda más rancia o más antisistema, salvando de paso el trasero al PNV (un partido carca sin parangón) para evitar el descalabro del nacionalismo vasco a manos de los llamados “españolistas”.

La dialéctica, los modos, la clase y categoría de gente a la que atrae el proyecto me da la impresión de que estamos ante un movimiento que simula la protesta cuando en realidad nos quiere vender una propuesta., La de siempre. La más vieja. La más gastada: VÓTAME A MÍ.

Y no voy a votar al PSOE, ni al PP, ni a CIU, pero tampoco, mucho menos, a Izquierda Unida, ni a Ezquerra Republicana, ni al Bloque, ni al PNV. Porque No son mejores. Porque no me ofrecen soluciones. Porque su revolución, la que ellos quisieran, no sería para mí.

Quiero que dejen de robarme. No que se turnen los que me roban.