Urna vacía. ¿Democracia o no?

A través de Meneáme he conocido este artículo, ampliamente jaleado, sobre la posibilidad de romper el bipartidismo votando a los partidos minoritarios. Una rápida lectura da idea de lo que realmente se pretende: trolear el sistema político. Y no lo veo mal, teniendo en cuenta la clase de sistema político que padecemos.

Sin embargo, en el sistema propuesto, parecen olvidarse de algunas cosas, a veces políticas, a veces sociales, y otras veces simplemente aritméticas, y de eso quiero hablar hoy:

-En primer lugar, se da a entender en el artículo que da igual votar a unos que a otros, con tal de que joroben al sistema. En ese sentido, no  puedo aceptar que sea igual votar a Cayo Lara que a Escrivá de Balaguer, se pongan como se pongan. De hecho, creo que casi nadie puede aceptar esa clase de componenda con lo que la iniciativa, con ser interesante, muere en su base. Para los mismos fines, prefiero votar al partido del escaño vacío. Puede verse su proyecto aquí, por ejemplo: http://votoenblancocomputable.org/

-En segundo lugar, parece una iniciativa partidista, pero eso sería lo de menos si no fuese porque al final concentra el voto en partidos igualmente pertenecientes al sistema (IU, BNG, UPyD, por ejemplo) que son sobradamente conocidos por pactar en cuanto pueden con los partidos mayoritarios para dejar las cosas como están. ¿O acaso los partidos minoritarios no se han apuntado a una consejería o una subsecretaría en cuanto han tenido oportunidad? Por eso prefiero el escaño vacío.

-En tercer lugar, la aritmética del asunto falla de base, porque un voto a un partido que no obtiene un escaño equivale en nuestra ley electoral a un voto en blanco: es decir, que se reparte entre los partidos mayoritarios. Pedir el voto para partidos minoritarios es como pedir votos en blanco: una manera de fomentar el bipartidismo, pues insisto en que los votos no son intercambiables entre sí, y cualquier iniciativa que tienda a convertirlos en tales está destinada al fracaso. Nunca se conseguirá que un votante de UPyD vote a IU y viceversa.

-Por último, y esto es ya una apreciación personal, frivolizar con el voto de la gente concienciada sobre las maldades del sistema me parece peligroso, contraproducente y profundamente irresponsable. Si el rebaño vota en masa y la gente concienciada se dedica a hacer el pijo, entonces estamos realmente perdidos. Por imagen y por efectos prácticos. Por todo.