Metros últiles y construidos, según MAPFREEl nombre de la compañía no se dice, pero es MAPFRE.

Y entre todos los trucos sucios que he visto en las compañías de seguros para no pagar en caso de siniestro, hoy os voy a hablar de uno muy común, que puede que os estén aplicand0 sin saberlo, así que revisad vuestras pólizas.

Se trata de formalizar la póliza de una vivienda sobre los metros cuadrados útiles, en vez de sobre los metros construidos. Ellos mandan a un agente, te pregunta el valor de la casa, el valor del contenido y te empieza a hacer una serie de preguntas sobre la distancia a la que está el parque de bomberos más cercano, las medidas de seguridad, los materiales con que está construida la casa, el año de edificación y todo lo que se os ocurra, pero si os despistáis, el agente pone como superficie de la casa los metros cuadrados útiles.

La ley, sin embargo, señala que se deben asegurar los metros construidos, de modo que si ocurre alguna desgracia vendrán a deciros que la casa no se aseguró sobre su superficie real y que habéis incurrido en infraseguro, lo que puede reducir tremendamente la indemnización o incluso anularla por completo para dejaros en pelotas. Sí, aunque la superficie la haya consignado su agente. Sí, aunque lo hayan hecho ellos, porque en el momento en que firmáis la póliza estáis dando conformidad a lo que haya escrito en ella.

Por contra, si aseguráis la casa por un valor superior al que ellos estimen luego, pueden alegar que incurrís en sobreseguro y quitar también una parte de la indemnización, pero esto es menos común. En cualquier caso, sabed que estáis jugando con la compañía a las siete y media, y que perdéis si os quedáis cortos y perdéis si os pasáis.

El caso de MAPFRE, que es la compañía que no menciono, resulta particularmente sangrante, pues para formalizar las pólizas solicitan una copia de la inscripción catastral y aún así hacen la póliza por los metros últiles y no por los construidos, amparándose luego en este punto para NO PAGAR, o reducir lo que pagan.

Así que venga, al  cajón de los papeles y a ver todo el mundo por qué superficie le han firmado la póliza de casa. Al que este artículo le haya ayudado a descubrir el boquete, me debe una cañas. Que ponga en los comentarios en qué ciudad estoy invitado.

De nada.