Ya os había hablado de esto en otra ocasión, aquí concretamente, pero es que el tema está cobrando tintes surrealistas y hay que volver con ello, no sé si para llorar con la cobardía y la mezquindad del Ayuntamiento de León o para, directamente, descojonarse de la risa.

 Bueno, pues el caso es que después de enviar a los comercios de la ciudad la carta que pongo aquí abajo y que podéis ver ampliada pinchando en ella, el Ayuntamiento de León recibió la  correspondiente queja de la revista Universitaria CAMPUS, y ahora parece que enviar una carta con  el membrete municipal no implica participación del ayuntamiento.

Es surrealista, pero es así. A mí me lo contaron y no lo podía creer, así que me han enviado la respuesta de la Alcaldía al respecto y os la pongo aquí también:

Estos tíos, o son tontos, o piensan que los tontos somos los demás, o es que se han encontrado con un aprendiz de extorsionador en casa y hacen lo que pueden para desvincularse… ¡o yo qué sé!  Pero no es normal. Envían una carta en papel timbrado para darle más fuerza a su tesis, piden al comercio que deje de anunciarse en un medio (como haría Vito Corleone) y luego dicen que el membrete no es cosa suya, o que ellos no están relacionados con la cosa.

¿Tanto cuesta reconocer que en todas las casas hay un tonto y que el de la tuya la ha cagado?