el viejo logo

Acabo de leer la lista de ministros del nuevo Gobierno de Mariano Rajoy y no deja de sorprenderme el hecho de que se haya desdoblado la cartera de gestión económica. Porque lo cierto es que tenemos un ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y un Ministro de Economía, Luis de Guindos.

Hasta ahora, el mismo ministerio que se ocupaba de recaudar los dineros se encargaba también de las políticas de gasto, inversión y endeudamiento. Con esta reforma no sé a dónde vamos ni lo que puede significar, pero sospecho, o me temo, que se trata de separar las funciones para buscar una mayor eficiencia, aunque puede redundar en un mayor despelote. O en que ambos ministros, el encargado de recaudar los dineros y el encargado de gastarlos, se batan en la Casa de Campo…

De veras que ardo en deseos por conocer su atribuciones, pero así, en principio, me parece una jugada al despiste. Una más de un presidente que ha hecho de la cautela y la ambigüedad todo un puñetero arte. Y lleva dos días…

Ampliaré este artículo en cuanto me entere de qué va la cosa. Pero de momento alucino.