A ver, piénsalo seriamente: ¿por qué iba un banco a prestarte a ti, que eres un pringadete con un sueldo de 1060 € netos, y 14 pagas al año, empleado mío, que te puedo largar en cualquier momento cuando no aguante más?, ¿Y por qué me iban a prestar a mí, tú patrón, que este año gano menos que tú y me embolsé en 2009 unos 25.000 € en total, antes de impuestos?

Somos de risa, joder: tú tienes una nómina, que la pago yo, y te vienes a quejar de que no te dan la hipoteca cuando sabes que a mí tampoco me la han dado. ¿Vamos juntos y nos echamos unas risas en la sucursal del banco?

Somos de risa porque en el fondo no hemos echado cuentas, y te lo digo en serio. No me voy a meter en las diferencias que hay entre nosotros dos, aunque si quieres te las resumo: si algunas vez las cosas van un poco mejor, te voy a subir cien euros, o doscientos si me da esa ventolera, y el resto me lo voy a meter al bolsillo. Pero si las cosas siguen como hasta ahora nos vamos los dos a tomar por el saco, tú con año y pico de paro y limpio de deudas, y yo con una mano delante y otra detrás y debiendo doscientos mil euros. Cada uno está donde eligió y no hay más que hablar.

Pero lo que de veras me da la risa floja no son las diferencias, sino el par de cosas en que coincidimos. Los dos somos unos pelados y los dos somos mal negocio para el banco. ¿Cómo coño piensas que nos van a dar una hipoteca al dos o al dos y medio por ciento cuando ese mismo dinero puede meterlo el banco en Bonos del Estado, en Letras del Tesoro, o en otras mierdas así? ¿Te das cuenta de con quién competimos?, ¿te busco anuncios del Tesoro Público y ves lo que ofrecen?

Pues si le ofrecen eso a los particulares, imagina a los bancos. ¿Por qué iban a prestarnos a nosotros, que podemos dejar de pagar las cuotas, que podemos morirnos, largarnos, divorciarnos o perder el curro?, ¿Por qué iban a hacerlo?

No me saques el catecismo, ningún catecismo, y contesta: ¿Qué incentivo tiene un banco para prestarle a dos tíos como nosotros mientras existan productos como la deuda pública, más rentables y más seguros que nosotros?

¿Nuestra cara bonita?

¡Venga ya!